Una breve historia sobre la Cuarta Dimensión

Por la lógica, los científicos han determinado por hecho que somos seres vivos que presencian su realidad en tres dimensiones, pero sí existen tres, ¿por qué no cuatro? Carl Sagan nos explica la teoría de la cuarta dimensión bajo simples ejemplos y un punto de vista concreto para afrontar con seriedad la pregunta tan polémica.

Guillem: ‘Existió un gran hombre llamado Carl Sagan’

Conocemos las dimensiones como planos y dado éste hecho reconocemos cualquier cosa a nuestro a alrededor en tres dimensiones a la vista. Nos podemos plantear de una manera interesante la posibilidad o la realidad de que haya seres vivos de cuatro dimensiones, que prácticamente serian invisibles a nuestros ojos de tres dimensiones, les explicaremos cómo es que Carl proyecta su pensamiento a través de la raíz del asunto. No existe una explicación totalmente certera de ésta cuarta dimensión y cómo es que la vida podría sustentar un lugar así.

Carl nos explica cómo es que la perspectiva humana es un hecho que refleja la posibilidad de las dimensiones alternas, más allá de las tres en las que vivimos atrapados. Nos explica a través de una referencia casi mágica que es el cubo teseracto que implica una representación de un cubo natural en cuatro dimensiones (Podemos buscar éste cubo por Google) claro es una vaga imagen de lo que sería éste precioso cubo en la cuarta dimensión. Lo que Sagan quería proponer era la posibilidad de la existencia de éste mismo universo, que sería totalmente distinto, de cuatro dimensiones. Lo que conocemos como aberraciones psicológicas podrían ser sólo juegos de entes extraterrenales que no pueden entrar en nuestro campo físico porque, en teoría, ellos se desarrollan de una manera muy distinta a la nuestra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *