Los lazos familiares y de amistad hay que cuidarlos, te enseñamos cómo

Mantenerlos estables ayudan al desarrollo como persona

    ¿A quien no le ha pasado que a veces nos alejamos de la familia, de los amigos, y nos dedicamos solo a nuestra pareja, o simplemente a nosotros mismos? Es algo que comúnmente suele ocurrir, bien sea por circunstancias de la vida, o por la manera de ser de cada uno. Estudios han revelado que el mantenerse alejado de los familiares y seres más allegados, aumenta significativamente los índices de depresión, egoísmo y otras características negativas que nadie le gustaría tener.

    Si te encuentras en alguna de esta situación, debes revisarte y saber en qué estás fallando y qué puedes hacer para mejorar y volver a ser parte de esos ambientes familiares que siempre hacen falta. Debemos tener siempre presente que la familia es un patrimonio, son ese algo que nos acompañará hasta nuestros últimos días de vida, y son, probablemente, las personas que desean siempre el mejor para ti.

    Te preguntarás, ¿cómo hago para mantener estos lazos después de que he estado alejado durante un buen tiempo? Pues bien, tranquilo, que para la familia y amigos de verdad, esto no es un impedimento. Lo primero es hacerte sentir, que ellos sepan que poco a poco te estás interesando en involucrarte en las actividades que puedan hacer, sien sea semanalmente o cada mes. Todo va a depender de qué tanto tu familia genere estos espacios de convivencia, y si ellos no los crean, pues esto es una magnífica oportunidad para que tú propongas una ida al parque, al cine, a sencillamente invitar a almorzar a primos, tíos, abuelos, papás a casa.

    Una buena forma de mantener estos lazos en buen estado, es proseguir con las costumbres que nuestros padres o abuelos han practicado por años. Por ejemplo, si tus padres acostumbraban cuando estabas pequeño a ir al parque todos los domingos y luego cenar juntos, pues lo mejor es que si ves que ya este tipo de cosas no se están haciendo, tomes la iniciativa y puedas ser el actor principal de estos encuentros y te vean como alguien interesado y que realmente desea compartir con ellos.

    En el caso de las amistades, no es un secreto que para muchos, hay personas que uno conoce que por su confianza, manera de ser, y sinceridad, se vuelven prácticamente miembros de la familia. Incluso dicen que hay personas externas a la familia que logran ser hasta más fieles e indispensables para uno que hasta un hermano, tío u otro miembro familiar. En este caso, es más fácil mantener ese lazo afectivo, porque por lo general en las relaciones de amistades uno puede ser más abierto, y se crea un vínculo de confianza que a veces en la familia no encontramos. Estos lazos se mantienen dependiendo la manera de ser de cada persona y lo que le guste hacer. Por ejemplo, si sabes que a tu amigo le encanta visitar la playa, pues invitarlo a ese lugar con frecuencia ayudará a que mantengan buena comunicación y puedan desarrollar más la amistad entre ambos. Si por el contrario, ese amigo no le gusta salir, ni playa, ni disco, ni parque, solamente estar en su casa, pues ni modo, deberás agradarlo haciendo algo donde no tenga que salir de su morada. Llevar alguna película para ver juntos, o un serie, alguna comida especifica que le guste, o algún dulce por ejemplo. 

    Lo cierto es que mientras más cerca nos mantegamos de nuestros familiares y buenos amigos nuestra vida será más feliz y podremos disfrutar de cada momento a su lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *